Tratamientos térmicos

Muchos metales se vuelven aptos para el uso gracias al tratamiento térmico. A través de dicho tratamiento, el producto adquiere características como dureza, flexibilidad, tenacidad o coloración de su superficie. Dado que los metales candentes son muy propensos a reaccionar con el aire, los gases de protección resultan indispensables en los distintos procesos de tratamiento térmico, desde el recocido y la soldadura hasta el sinterizado y la cementación.

Maximizar el tiempo de funcionamiento, reducir costes, aumentar la productividad, mejorar la calidad y cumplir las especificaciones de los clientes son los objetivos habituales que podemos conseguir aportando la atmósfera adecuada en cada uno de las distintas aplicaciones.

mas

Endurecimiento

mas

Temple con gases

mas

Recocido

mas

Sinterizado y Pulvimetalurgia

mas

Soldadura fuerte o Brazing

mas

Carbonitruración o Cementación

mas

Soldadura en horno

mas

Galvanizado

mas

Nitruración y nitrocarburación

mas

Otros