Industria del vidrio

La producción de vidrio depende del equilibrio entre el uso energético y la velocidad y calidad de la producción. Los gases industriales permiten a los fabricantes ahorrar costes, mejorar los procesos de producción, cumplir con la cada vez más estricta normativa sobre emisiones e incrementar la calidad del vidrio.

vidrio

El oxígeno se utiliza para mejorar la combustión en hornos de vidrio, reducir las emisiones y a su vez mejorar la calidad. Si en los procesos de combustión se utiliza el oxígeno en lugar del aire se elimina el nitrógeno y se aumenta la temperatura de la llama. Las soluciones de oxicombustión aumentan también la concentración de CO2 y de H2O en la zona cercana a la llama. Y hacen que los chorros de gas sean más eficientes.

Durante la fabricación, el nitrógeno se utiliza para inertizar el vidrio. Este proceso previene la oxidación y permite el enfriamiento del horno.
En la fabricación de vidrio flotado, se utiliza el hidrógeno junto con otros gases industriales para obtener una atmósfera sobre el baño de estaño que evita la oxidación.

Diferentes mezclas son también valoradas en etapas de la elaboración, como la mezcla de nitrógeno y oxígeno para el proceso de pulido, o la de nitrógeno e hidrógeno para el tratamiento del vidrio plano y la protección de electrodos, o mezclas con oxígeno para el engrase de moldes.